La clave del éxito empresarial está en fomentar un buen clima de trabajo

Sabemos que en cualquier proyecto que queramos que funcione tendrá que tener detrás todo el respaldo del personal de nuestra empresa, de nuestros colaboradores y nuestras mejores habilidades.

 

Tanto es así que siempre se ha comparado a las abejas o las hormigas como un perfecto grupo de trabajo, y cualquier empresa que haya salido exitosa y ahora mismo esté triunfando entre su competencia lo puede atestiguar, un equipo de trabajo contento  es la  mejor baza que tenemos.

 

Desde nuestro centro de negocios RBT Business hemos querido contarte cuáles son algunos de los trucos más efectivos para conseguir que el clima laboral de nuestra empresa sea el óptimo.

 

  1. Cuenta con flexibilidad laboral. para darle mayor oportunidad de conciliación a tus empleados. Cada vez son más empresas las que juegan con los horarios flexibles y darle a sus empleados la oportunidad de desarrollarse tanto profesionalmente como personalmente. Simplemente con hacer gestión de objetivos bastaría para poder medir la productividad de cada empleado. Ya que esta va mucho más allá de ocupar un asiento en una oficina durante ocho horas.

 

  1. Concédeles el poder de decidir. Dar a nuestros empleados independencia y autonomía para poder tomar algunas decisiones relacionadas con su trabajo. Les estarás transmitiendo que confías en su criterio y aumentarás sin darte cuenta su confianza hacia la empresa y hacia ellos mismos.

 

  1. Escúchales. Aunque parezca algo obvio en muchas ocasiones los empleados no se sienten escuchados ni comprendidos. Es necesario por tanto ejercer un liderazgo flexible ante muchas situaciones que se nos van a presentar. Infórmales de cualquier cambio que vaya a haber en la empresa, pregúntales su opinión y ten en cuenta todas las posibles resistencias que se puedan presentar.

 

  1. Siempre sé transparente. La comunicación periódica y transparente entre todos los puestos que tenemos en nuestra empresa. Así nuestros trabajadores sabrán todo lo que acontece en cualquier lado, verán que confiamos en ellos y que somos un buen lugar de trabajo.

 

  1. Reconoce cada logro por pequeño que sea. Los trabajadores ya saben que realizar sus tareas de manera correcta es por lo que se les paga, pero es muy positivo reconocer su buen trabajo y que sientan que la empresa no solamente está para fijarse en sus errores.

 

 

  1. Ofréceles un plan de desarrollo profesional a largo plazo. Todo el mundo desea enriquecerse con el trabajo que realiza, y es muy poca la gente que no se termina  desmotivando con un trabajo en el que no va a avanzar en su carrera. Adopta un esquema organizativo en el que el enriquecimiento y la rotación en puestos de trabajo sea valores de la empresa. Ve asignando cada vez más responsabilidades a tus empleados según veas que van progresando, ayudarás a que cada día vayan con todas sus energías puestas en su labor.

 

  1. Invierte en su formación. Al contrario de lo que piensan muchas empresas, un empleado formado no va a abandonar tu empresa en busca de otra mejor. Se quedará en el sitio en el que le aseguran un plan de carrera y se preocupan por él. Las empresas cambian constantemente, y el mercado y sus necesidades también, mejor tener empleados preparados para estos cambios que tener que contratar a otros e invertir tiempo y dinero en adecuarlos al estilo de trabajo de la marca. Una buena formación, la confianza en la empresa y la total transparencia hacen que esta avance, se vuelva productiva y competitiva.

 

  1. Invierte en bienestar. No solamente hablamos de los horarios o valores, invertir en un mobiliario ergonómico para nuestros trabajadores, en un mueble bar con café o algo para merendar, agua fresca para los días más calurosos. Pensar en hacer actividades como grupo fuera de las horas de trabajo, como escape rooms o alguna actividad de team building. Todo ello fomenta la buena relación entre compañeros, la confianza en la empresa y un trabajador contento con su puesto de trabajo en el centro de negocios.