Qué son y cómo tratar las hemorroides

Un problema que suele sufrirse en silencio, las hemorroides pueden causar incomodidad y muchas veces dolor. Pueden ser internas o externas, y para ambas hay tratamiento. Pero, ¿qué son las hemorroides y por qué surgen?

Las hemorroides son venas inflamadas e hinchadas que surgen en el sector inferior del recto o del ano. Pueden ser tanto internas como externas  y pueden causar incomodidad, dolor y hasta sangrado.

Las hemorroides internas se localizan en la parte inicial del recto o dentro del ano. Las hemorroides externas se presentan en la apertura del ano, proyectándose hacia afuera del mismo.

Existen diferentes clasificaciones para las hemorroides:

  • Grado I, sin prolapso, es decir, no se exteriorizan.
  • Grado II, se exteriorizan, sin embargo regresan espontáneamente
  • Grado III, se exteriorizan, pero se necesita una ayuda manual para que regresen
  • Grado IV, se exteriorizan, pero no regresan ni siquiera con ayuda manual

¿Cuáles son las causas de la aparición de hemorroides?

Las hemorroides o almorranas son muy comunes durante el embarazo y en el postparto. Esto sucede debido a la presión sobre las venas del ano, que se hinchan.

Sin embargo, el sedentarismo juega un papel importante, como asimismo el esfuerzo durante la evacuación.

Otras causas que puedan provocar su aparición:

  • diarrea crónica
  • infecciones anales
  • estar sentado durante mucho tiempo
  • alimentación pobre en fibras

Existen factores de riesgo que pueden colaborar en el diagnóstico, como la edad avanzada, factores hereditarios, obesidad, práctica de sexo anal y embarazo.

Justamente durante el embarazo, a medida que el útero va creciendo, se complica la circulación sanguínea hacia la parte inferior del cuerpo. En ese período, la prisión de vientre es muy común y puede provocar el surgimiento de hemorroides. Sin embargo, hay medidas que pueden ayudar a evitar su aparición o, en el caso de tenerlas, disminuir la incomodidad y el dolor. Es muy importante anotar las siguientes medidas:

Beber mucho líquido, principalmente agua. Eso evitará que las heces se resequen, facilitando el tránsito por el colon.

Consumir fibras, pues los alimentos ricos en fibras ayudan a disminuir la prisión de vientre y a disminuir el dolor, ya que el esfuerzo para defecar será menor.

Evitar el sedentarismo, no permanecer sentado durante un tiempo prolongado. Si no se puede evitarlo, intentar levantarse cada tanto y caminar un poco.

Hacer compresas, eso ayuda a disminuir el dolor.

Higiene cuidadosa, no usar alcohol, solo agua o los paños que se usan para limpiar a los bebés.

Consultar un proctólogo, el médico especialista que podrá analizar el caso y recetar lo que corresponda.

¿Cuáles son los síntomas?

Los sintomas hemorroides pueden ser los siguientes:

  • dolor en el ano, sobre todo al estar sentado
  • dolor al evacuar
  • sangre color rojo vivo en las heces, en el inodoro o en el papel higiénico
  • hinchazón alrededor del ano
  • picazón anal

El diagnóstico es fundamental y se realiza a través de un análisis de la región anal y de un examen de sangre oculta en las heces. La colonoscopia es el examen indicado para analizar minuciosamente los intestinos y descubrir cualquier anomalía  y es necesario hacerlo a partir de los 50 años.

¿Cómo tratarlas?

Las hemorroides pueden curarse con cremas o pomadas específicas (siempre diagnosticadas por el proctólogo) y, en los casos más graves, cuando las cremas no hacen efectos, con cirugía.

Algunos tratamientos caseros funcionan y dan buenos resultados, siempre en los casos menos graves, claro está. Beber agua, tener una alimentación con muchas fibras, no hacer grandes esfuerzos que provoquen una inflamación mayor de las hemorroides, no forzar la evacuación, no usar papel higiénico y lavar la zona con agua y paños humedecidos.