3 razones por las que triunfan las colchas bouti en primavera

 

colchas-bouti

Es época de colchas bouti. Da igual lo que uses en tu cama durante el resto del año, pero al llegar la primavera sientes que tu dormitorio te está pidiendo a gritos un cambio y este tipo de colchas son las más indicadas para llevarlo a cabo. Vamos a ver tres razones por las  este tipo de colchas triunfan durante la primavera.

1. Sus bonitos diseños

Ya solo por lo bonitas que son, estas colchas convencen. Sus diseños están pensados para poder usar las colchas durante todo el año en aquellas viviendas en las que no hace mucho frío, pero casi todas las marcas ceden a la tentación de quitar modelos veraniegos en su colección de primavera/ verano.

En esta colección nos encontramos con las colchas bouti más alegres, con bonitos colores, con estampados florales intensos y con hojas. Unas colchas que hacen que la primavera entre en la habitación y que no se vaya hasta llegado octubre.

2. Son perfectas para las temperaturas de entretiempo

En los meses de primavera y de otoño es normal tener calor durante el día pero que al llegar la noche refresque. Estas colchas tienen un ligero guateado que hace que sean suficientemente cálidas para estos momentos del año.

En otoño es posible que pueda hacer falta un pequeño extra, pero las colchas bouti quedan bien con una manta por debajo, así que no hay problema si se quiere poner una para reforzar en las noches en las que hace algo más de frío pero todavía no tanto como para querer poner el nórdico. Una buena solución es una manta polar fina.

3. Las puedes dejar durante el verano

Es cierto que durante el verano no vamos a necesitar dormir con una colcha. Pero se puede quedar en la cama y retirarse a los pies de la misma a la hora de dormir. En los lugares en los que refresca por la noche incluso puede ser que se agradezca tenerla a mano para hacer uso de ella y allá donde haga más calor solo hay que retirarla totalmente para dormir.

Son colchas que tienen mucho cuerpo y que son fáciles de poner y de quitar doblándolas cuidadosamente. No se arrugan con facilidad, por lo que no sufren cuando se hace esto y la cama se verá siempre impecable, mucho mejor que con las colchas finas de verano que se arrugan solo con mirarlas.