¿Cómo se fabrican los mejores displays publicitarios?

displays-pie-publicitarios

Los displays publicitarios son una importante herramienta para promocionar un producto. Muchas empresas los encargan para conseguir atraer a más compradores que se sentirán llamados por los colores, formas y mensajes de estos expositores. Pero, ¿cómo se crea el display perfecto? Son tres las fases principales.

             1. El proyecto

El proyecto del display puede surgir de la propia empresa. A veces son expertos en marketin los que crean un boceto, a veces simlemente, un responsable de la empresa ve un display que le gusta y quiere tomarlo como referencia. Con esa imagen o boceto, se dirigen a la empresa a la que realizarán en encargo para solicitar que se realice un prototipo.

En otros casos no hay una idea previa, sino que la persona que quiere encargar los displays se dirige a la empresa a la que se los va a encargar y les explica para qué producto van a estar dirigidos y algunos conceptos básicos que se deban de tener en cuenta, como los colores de la empresa o los representativos del producto.

             2. El prototipo

Una vez que se han realizado los pasos anteriores, la empresa encargada del proyecto realiza un prototipo. En un principio un diseño por ordenador. El cliente, tras verla, puede aportar cambios o puede dar directamente el o.k.

El siguiente paso es la creación de un prototipo en el material escogido para el display, que generalmente es el cartón. Esto será ya un display tal y como van a ser las copias que se haga. Así, el cliente puede verlo en la mano. Es el último paso antes de la fabricación y por eso es también el momento de decir si algo no gusta.

             3. La fabricación

Una vez que el prototipo es aprobado ya solo queda la fabricación de los displays. Es el último paso antes de que estos se entreguen al cliente para su distribución por las tiendas y locales a las que esté destinado.

Si todo ha ido bien, se tratará de un display personalizado, totalmente adaptado al tipo de producto al que está destinado y que llamará la atención del cliente con el fin de conseguir aumentar las ventas. Aunque en algunas ocasiones, puede tener tan solo una misión informativa, siendo un display en el que se coloca propaganda. Igualmente, debe de ser atractivo para que la gente fije la vista en él y decida coger la información.