Una mudanza con crios

mudanza-girona

Ya en muchos de mis artículos he hablado de lo traumática que puede ser una mudanza pero no he hablado de lo traumática que puede resultar para los niños. Los niños deben estar más presentes que nunca ante una inminente mudanza, todos sabemos que no todos los niños son iguales y que no todos se toman las cosas de la misma manera es por eso que ante este  proceso nada agradable debemos prepararlos muy bien de manera que no les cause un posterior trauma. Y es que muchos vivimos cerca de los abuelos de los tíos y primos y claro de sopetón decirle a un niño que se va y que no volverá a verlos todos los días o por lo menos tan a menudo es algo que debemos hacer con mucho tacto. Lo primero es hablar con él o en el caso de que haya más niños pues en general, decirles que el traslado es obligatorio, que el trabajo es importante, sobre todo ir preparándolos para lo que se avecina, en estas situaciones los niños suelen hacer muchas preguntas por lo que se aconseja no dejarnos nada en el tintero y contestarlas todas que vean que las cosas son claras y que no ocultamos nada.

Y es que a veces aunque les expliquemos que vamos a vivir de manera más desahogada y mejor muchos niños no lo ven claro y a veces es difícil convencerlos de que el cambio será bueno para todos. Es importante en estos casos solicitar los servicios de una buena empresa de mudanzas como por ejemplo http://mudanza-girona.com/ y dejar que los niños ayuden en todo lo que puedan seguro que les resulta divertido y se les va un poco de la cabeza el hecho de que se van a marchar. Dependiendo de donde vaya a ser la mudanza dependerá mucho lo que le tangamos que enseñar, es decir, no es lo mismo cambiarse de ciudad que de país, por lo que será conveniente en el primer caso que lo llevemos y conozca un poco cual va ser su nuevo hogar, de manera que cuando lleguemos no lo vea todo como algo desconocido. En cualquier caso los niños deben ser protagonistas en la mudanza no desplazarlos ni dejarlos en un segundo plano, ya que lo único que haremos es provocar inseguridad y ningunas ganas de que el niño quiera venir con nosotros. La paciencia es la madre de la ciencia y ella hará que todo salga a pedir de boca.